Restauración de un diente roto

Se debe realizar una exploración del paciente y pruebas radiológicas para descartar una fractura interna.

La realización de una carilla es la mejor opción en fracturas pequeñas. Esta técnica no precisa preparar el diente.

Si la fractura afecta parcialmente a la porción cervical del diente la realización de una corona BOPT sería lo más indicado. Mediante esta técnica se prepara el diente para colocar la corona. En caso de producirse un traumatismo y la extracción traumática del mismo (avulsión), es aconsejable recoger el diente, sumergirlo en agua o leche y acudir al centro para que el cirujano maxilofacial y el odontólogo averigüen si existe una fractura ósea y realicen el tratamiento más adecuado encaminado a recuperar el diente y consolidar la fractura. El tratamiento de fijación del diente de forma inmediata se complementará más tarde con la endodoncia para aumentar la viabilidad del diente.  La dieta durante los primeros días del tratamiento deberá ser blanda para evitar traumatizar todavía más el diente avulsionado.

Precisa de anestesia local.